COMO ALARGAR EL EFECTO BUENA CARA TRAS LAS VACACIONES

En verano es normal que tengamos mejor cara. Las vacaciones, los planes al aire libre, el relax y el bronceado hacen que nuestra piel tenga mejor aspecto. Pero cuando todo eso se termina y toca volver a la rutina, la alegría y el ‘efecto buena cara’ tan natural que desprendías desaparece de un plumazo. El estrés del trabajo, la falta de sueño y las miles de tareas que te esperan en casa se apoderan de ti y se notan, sobre todo, en tu rostro. Pero tranquila, no dramaticemos más de la cuenta, que siempre hay una solución. Te contamos cómo prolongar ese ‘efecto buena cara’ sin tener que echar mano del maquillaje.

Renueva tu rostro

Es una de las zonas que más sufre en verano, aunque no lo parezca. El sol, la piscina y la deshidratación pueden hacer mella en el cutis y hacer que, a corto plazo, aparezcan más líneas de expresión, imperfecciones, acné y manchas. Por eso, necesitas incluir en tu rutina de belleza postvacacional dos productos fundamentales: exfoliante y mascarilla. El primero ayuda a eliminar todas las células muertas e impurezas del rostro, reparar los daños solares y estimular la producción de colágeno. La mascarilla, por su parte, es uno de los cosméticos más efectivos para acabar con la deshidratación.

Cuida tu alimentación

Somos lo que comemos y en las vacaciones solemos descuidar bastante la dieta. Es normal pasarse cuando estás fuera, pero a la vuelta es imprescindible retomar hábitos saludables. Eso no quiere decir que debas dejar de comer ciertos alimentos, al contrario. Se trata de ingerir más alimentos ricos en Vitamina E, Omega 3 y grasas saludables si lo que quieres es que tu piel siga teniendo un aspecto sano.

Haz frente a la contaminación

Es uno de los mayores enemigos de la piel. Cuando estamos de vacaciones nos olvidamos de los atascos, las esperas con el coche y el aire cargado. Pero de vuelta a la rutina diaria, la contaminación de las grandes ciudades puede afectarnos, y mucho. Por eso es necesario hacer un plan de choque contra los agentes externos. Tras la limpieza facial, utiliza una loción purificante, como Skin Oxygen Anti-Pollution, con extracto de algas que reduce las imperfecciones causadas por los daños urbanos y minimiza los poros.

Sigue usando protector solar

Que ya no estés en la playa no significa que el sol no incida en tu piel de la misma forma. El protector solar es imprescindible todo el año para evitar los daños solares, como la aparición de manchas o arrugas. Y no se trata de que te embadurnes de crema todo el día, puedes usar una crema hidratante con textura gel y con SPF que deje un resultado sedoso y ligero en el rostro.

A %d blogueros les gusta esto: